El 22@Barcelona distrito de la innovación e internacionalización de la empresa barcelonesa

La innovación se cita con frecuencia como el campo de batalla de la competitividad internacional en el siglo XXI, y las ciudades se consideran cada vez más como calderas de innovación que enriquecen no sólo a sus regiones vecinas, sino a sus naciones en su conjunto.

En todo el mundo se está produciendo una renovación masiva en nuestras ciudades, cambios fundamentales en la naturaleza del trabajo y los lugares de trabajo que albergan, y la transformación de su producción así como de su consumo. Las ciudades compiten entre sí para atraer no sólo a las empresas y a la inversión extranjera directa, sino también a los trabajadores del conocimiento cualificados para desarrollar su capital social y su capacidad de innovación. Pero, ¿es la atracción de los mejores talentos el ingrediente crucial? En este post examinamos la transformación de Barcelona y su histórico barrio del algodón para convertirse en un centro internacional de innovación.

Barcelona está tratando de transformar su industria y convertirse en una ciudad potente en conocimiento. Es una de las ciudades más atractivas del mundo, según el European City Monitor, que la calificó como la número 1 de Europa en cuanto a calidad de vida para los empleados y la número 5 de Europa como ciudad para que las empresas puedan trasladarse.

Cada año, Barcelona atrae a una creciente comunidad internacional residente, no sólo por negocios o vacaciones, sino para establecerse, encontrar empleo o iniciar un negocio. Entorno a un 15% de la población procede de fuera de España. Barcelona es un destino cada vez más popular para las “clases creativas”, definidas como profesionales altamente cualificados o profesionales con alto nivel de estudios, con casi el 55% de los miembros de la comunidad internacional procedentes de la Unión Europea y un 15%  de EE.UU. y Canadá.

Esto supone más del doble de la proporción de la población local con este tipo de estudios, 22,6%. Sin embargo, la ciudad se está dando cuenta de que la atracción de esta comunidad internacional de talento no es suficiente por sí sola para estimular su transformación en una ciudad fuerte en conocimiento. De hecho, los datos sobre el empleo muestran un crecimiento en la proporción de puestos de trabajo de menor valor añadido, impulsado por el crecimiento del sector de la construcción y los servicios de ocio, en lugar del sector intensivo en conocimiento.

Para que los miembros de esta comunidad internacional se conviertan en actores significativos que ayuden a transformar la intención de conocimiento de la ciudad, las autoridades de Barcelona reconocen cada vez más la necesidad de conectarla con las empresas e instituciones locales.

Reconociendo esta necesidad, en febrero de 2007, el Ayuntamiento de Barcelona encargó a la Imperial College Business School un proyecto de investigación centrado en el 22@ Barcelona District of Innovation, un proyecto de regeneración a gran escala que está transformando casi 200 hectáreas de la ciudad en un centro para las industrias intensivas en conocimiento. El Ayuntamiento de Barcelona encargó al equipo de investigación, en primer lugar, que comprendiera en qué medida la comunidad internacional se relaciona actualmente con las empresas e instituciones locales y con la comunidad local.

En segundo lugar, se pidió al equipo que determinara las actitudes de la comunidad local, las empresas y las organizaciones hacia los internacionales recién llegados y viceversa, y finalmente que sugiriera qué acciones podrían llevarse a cabo para mejorar el nivel de compromiso entre estas comunidades en línea con los objetivos del programa de regeneración. Más concretamente, el Ayuntamiento pretendía encontrar formas de: acelerar la transformación de la ciudad en una “ciudad del conocimiento” , y especialmente el nuevo Distrito 22@ para que se convierta en el nuevo corazón internacional de la ciudad tanto para las empresas e instituciones como para la mano de obra internacional, y aprovechar los vínculos de la comunidad internacional con las empresas e instituciones de todo el mundo para desarrollar Barcelona como centro global de innovación para las industrias basadas en el conocimiento y proporcionar nuevas oportunidades de mercado internacional para las empresas existentes.

EL 22@ estrategia: convertir el Distrito 22@ en el nuevo centro de innovación de la ciudad.

Barcelona, la capital de Cataluña, es la segunda ciudad de España en población, sólo superada por Madrid. El Ayuntamiento de Barcelona, la Ajuntament de Barcelona, es la administración pública local que representa, gobierna y administra los intereses de la ciudad. Tiene una población de 1,6 millones de habitantes y una población metropolitana de 3,3 millones.

El 22@ Barcelona, Distrito de la Innovación, está situado en uno de los barrios más humildes de Barcelona, Sant Martí.  En el siglo XIX, este distrito era el centro industrial de Barcelona y era la quinta ciudad algodonera del mundo (Hughes 1982). Con la desaparición de la industria algodonera a principios del siglo XX, los almacenes, tejedurías y tintorerías se convirtieron en la sede de la ingeniería ligera y la industria gráfica. A finales de los años noventa, el distrito estaba degradado y tenía un alto nivel de desempleo en comparación con el resto de la ciudad. Sin embargo, ofrecía una amplia zona que podía desarrollarse, unas 200 hectáreas de propiedad privada, todas ellas situadas a menos de dos kilómetros del centro de la ciudad.

En el año 2000 se aprobó un plan de regeneración para transformar este distrito en el nuevo centro del conocimiento de la ciudad. El programa de regeneración, ahora en marcha, está diseñado para transformar la infraestructura física, pretende crear cuatro clusters industriales que podrían reunir a la industria local e internacional, a las universidades, a los centros de investigación del sector público y privado y a los programas de transferencia de tecnología, incluyendo incubadoras para nuevas empresas, y apoyo financiero para las start-ups.

El plan 22@Barcelona, a diferencia de otros planes de regeneración, incluye una dotación de viviendas y servicios sociales. El objetivo de empleo es muy ambicioso, el Distrito 22@ Barcelona prevé que entre el 20 y el 25% de la mano de obra de estas nuevas empresas e industrias basadas en el conocimiento podría proceder de la comunidad internacional, lo que crearía una demanda de escolarización para apoyar a entre 5 y 10.000 niños adicionales de la comunidad internacional.

La ciudad ha adoptado un enfoque estratégico para el desarrollo de este distrito, equilibrando la creación de nuevos puestos de trabajo, el desarrollo residencial mixto, incluidas las viviendas sociales, los espacios de trabajo en vivo, la reubicación de las universidades y el desarrollo de instalaciones de ocio, nuevos espacios verdes y sistemas de transporte rápido, tanto dentro del distrito como entre éste y el resto de la ciudad. El objetivo fue siempre aprovechar la centralidad de este distrito y aumentar exponencialmente la cantidad de empleo y espacios de trabajo, en lugar de ver cómo se desarrollan nuevas industrias en la periferia de la ciudad.

Barcelona, y en general Cataluña, ha sido un exponente destacado de las agrupaciones industriales desde la década de 1980. El Distrito 22@ lleva esto a un nuevo nivel, centrándose en cuatro clusters industriales: TIC, medios de comunicación, biomedicina y energía. Cada clúster implica una localidad específica dentro del Distrito 22@, la reubicación de las empresas líderes de esos sectores, los centros de investigación, los departamentos universitarios y sus oficinas de transferencia de tecnología, el espacio dedicado a las PYME, así como la provisión de espacio para las empresas de nueva creación, las incubadoras de nuevas empresas y los servicios residenciales y de ocio adecuados. Este enfoque de agrupación, la triple hélice, se ha explotado de forma más generalizada, pero lo que hace que Barcelona y el Distrito 22@ sean únicos es la proximidad no sólo de los cuatro clusters al centro de la ciudad, sino también entre ellos.

La estrategia de desarrollo económico de Barcelona reconoce que la innovación se produce no sólo dentro de cada uno de estos cuatro clusters industriales, sino también a través de la interacción y la colaboración entre ellos. Se espera que la proximidad física de las empresas e instituciones, así como la proximidad física y el compromiso entre los trabajadores cualificados del conocimiento dentro de ellas, ofrezcan una mayor innovación y una explotación más rápida de dicha innovación tanto a nivel local como internacional. Lo que encontramos en Barcelona, por tanto, no es sólo la regeneración de la infraestructura física de la ciudad sino, en el Distrito 22@, la ejecución de una estrategia que integra la regeneración económica, física y social con inversiones en programas económicos y sociales tanto como en el desarrollo inmobiliario. El reto que la ciudad reconoció fue cómo hacer de éste no sólo un centro de innovación local, para Cataluña y para España, sino cómo hacerlo internacionalmente, y qué papel podría desempeñar la comunidad internacional que ya estaba presente.

Distrito 22@ atractivo internacional

La atracción que ejerce Barcelona sobre las clases creativas se desprende de numerosos estudios de mercado. Los datos sobre educación y población demuestran que no sólo los miembros cualificados de la comunidad internacional se sienten atraídos por Barcelona, sino que ya están presentes en un número considerable.

Uno de los motores de esta situación es, el deseo de una comunidad internacional bien formada y móvil, de contar con viviendas y servicios de alta calidad que apoyen el estilo de vida que les atrajo a la ciudad en primer lugar. Y por otro lado aprovechar los incentivos económicos para trasladarse, como el pago de impuestos más bajos que en sus países de origen o su contribución al sector público la cual puede ser proporcionalmente mucho menor que la de los ciudadanos locales.

No obstante es importante recordar que para que una ciudad se beneficie de sus recién llegados, por muy cualificados que sean, debe ser proactiva y, en primer lugar, involucrarlos plenamente si quiere aprovechar después su capacidad de innovación y transferencia de conocimiento.